12182017Mon
Last updateSun, 02 Nov 2014 9pm


El Origen de las Psicofonías

¿Tiene el moderno grabador a aportar la prueba material decisiva de una existencia después de la muerte?

Desde el descubrimiento casual de Jürgenson, en 1959, se han grabado miles de voces -al parecer pertenecientes a personas ya muertas-, sobre cuyo origen no ha podido encontrarse una explicación racional.

Thomas Alva Edison fue uno de los grandes inventores del siglo XIX Entre otras cosas, logró el perfeccionamiento del telégrafo "dúplex". La invención del fonógrafo y la introducción de la primera luz eléctrica en los Estados Unidos. En 1882, su estación generadora iluminó por primera vez con electricidad las calles de Nueva York, y 12 años después se inauguró en dicha ciudad su sala de proyección de películas, que él llamaba "salón kinetoscópico".

Pese a estos sólidos éxitos, una entrevista que concedió en octubre de 1920 a la revista Scientific American causó preocupación a sus contemporáneos; algunos de ellos debieron pensar que Edison a los 73 años, chocheaba. Lo que proponía era nada menos que un instrumento para comunicarse con los muertos:

Si nuestra personalidad sobrevive, es estrictamente lógico y científico suponer que retiene la memoria, el intelecto y otras facultades y conocimientos que adquirimos en este mundo. Por lo tanto, si la personalidad sigue existiendo después de lo que llamamos muerte, resulta razonable deducir que quienes abandonan la Tierra desearían comunicarse con las personas que han dejado aquí... Me inclino a creer que nuestra personalidad podrá afectar a la materia en el futuro. Entonces, si este razonamiento fuera correcto, y si pudiéramos crear un instrumento tan sensible como para ser afectado, o movido, o manipulado por nuestra personalidad -tal como ésta sobrevive en la otra vida-, semejante instrumento, cuando dispongamos de él. tendría que registrar algo.

Edison trabajó para crear ese instrumento, pero no tuvo éxito. Sin embargo, en opinión de muchos investigadores científicos modernos, sus puntos de vista se vieron confirmados en el verano de 1959.

Friedrich Jürgenson (sentado), descubridor de las psicofonías, con el profesor Hans Bender.

En esa época. un famoso pintor, músico productor cinematográfico sueco, Friedrich Jürgenson. llevó su grabador a pilas a un lugar remoto de la campiña, cerca de su casa para grabar el canto de los pájaros. Más tarde al escuchar las cintas, Jürgenson encontró no sólo trinos de pájaros sino borrosas voces humanas que hablaban en sueco o noruego y discutían el canto nocturno de los pájaros. Pese a la "coincidencia" en el tema, Jürgenson pensó al principio que había sintonizado involuntariamente con una transmisión de radio. Pero al repetir el experimento escuchó más voces que esta vez, se dirigían a él personalmente y afirmaban ser parientes y amigos muertos. En los años siguientes. Jürgenson trabajó en este campo desde su casa de Mölnbo, cerca de Estocolmo, y por fin, en 1964, reunió todas las pruebas de que disponía en su libro Voices from the Universe (Voces del Universo). Dichas pruebas fueron suficientemente convincentes para atraer la atención del eminente psicólogo alemán, profesor Hans Bender, director de la sección de investigaciones parapsicológicas patrocinada por la Universidad de Enburgo. Bender a su vez, encargó a un equipo de prestigiosos científicos que repitieran el experimento y analizaran los resultados.

Sus descubrimientos pueden resumirse así:

en diferentes condiciones y circunstancias, una cinta virgen, colocada en un grabador corriente y en un ambiente silencioso, registrará voces humanas que pronuncian palabras inteligibles; que el origen de esas voces es aparentemente inexplicable a la luz de la ciencia actual, y que las voces son objetivas, en la medida en que dejan en la cinta huellas iguales a las de las voces normales y quedan registradas como impulsos oscilográficos visibles en grabaciones de videotape.

Los problemas que suscitan estas "voces de la nada" son enormes. El mismo doctor Bender, según se dice, las considera de mayor trascendencia para la humanidad que la física nuclear: "Por lo menos -afirmó en un artículo aparecido en Parapsichology Review-, el origen paranormal del fenómeno es muy probable".

Otros hombres de ciencia, además del doctor Bender quedaron asimismo fascinados por el extraño descubrimiento de Jürgenson. El doctor Konstantin Raudive ex profesor de psicología en las universidades de Upsala y Riga, se enteró en 1965 de los experimentos Jürgenson-Bender en su lugar de residencia Bad Krozingen (Alemania). El doctor Raudive que había estudiado con Carl Jung se había visto obligado a abandonar Letonia, su país de origen, cuando entraron en él las tropas soviéticas en 1945. Había ganado fama como escritor de temas de psicología experimental.

Konstantin Raudive con su "goniómetro", instrumento para grabar psicofonías. (foto)

También el doctor Raudive comenzó a grabar voces misteriosas, con mucho éxito, y entre 1965 y su fallecimiento en 1974 trabajó con el doctor Alex Schneider, médico de Sankt Gallen (Suiza) y con Theodor Rudolph. especialista en ingeniería electrónica de alta frecuencia. A lo largo de sus trabajos. dichos científicos grabaron más de 100 000 cintas bajo estrictas condiciones de laboratorio. Un análisis exhaustivo de su trabajo fue publicado en Alemania, a fines de los años 60 con el título de Lo inaudible se vuelve audible; esto llamó la atención del editor británico Colin Smythe que publicó luego la edición inglesa. Peter Bander, que escribió el prólogo de este libro contó después cómo oyó por primera vez una voz desconocida en una cinta; esto ilustra muy bien "lo que pasa" generalmente y señala también la naturaleza objetiva del fenómeno.

Colin Smythe había comprado una cinta nueva y había seguido las instrucciones del doctor Raudive acerca de cómo "ponerse en contacto" con las voces. Un cierto ritmo, parecido a una voz humana, había sido registrado, pero no resultaba inteligible. Peter Bander escuchó dos o tres veces el segmento principal de la cinta y, de pronto, entendió lo que decía la voz. Era femenina, y decía "Mach die Tür mal auf": "abre la puerta", en alemán. El señor Bander reconoció inmediatamente la voz de su madre; durante los años que precedieron a la muerte de ésta, solían mantener correspondencia por medio de cassettes. El comentario era pertinente: sus colegas comentaban a menudo que Bander era poco sociable, porque siempre cerraba la puerta de su despacho.

Sorprendido, el señor Bander pidió a dos personas que no hablaban alemán que escucharan la grabación y escribieran fonéticamente lo que decía. Sus versiones correspondieron exactamente a lo que él había oído, y Peter Bander quedó convencido de la autenticidad de las voces.

Monseñor Stephen O'Connor, escuchando psicofonías grabadas por Raudive. (foto)

Desde 1971 se están realizando investigaciones necesarias acerca de este fenómeno en todas partes del mundo. El interés de dos organizaciones muy diferentes refleja los aspectos espirituales y temporales de las voces. El Vaticano ha demostrado tener en cuenta "extraoficial mente" estos fenómenos, y varios sacerdotes- científicos han realizado experimentos por su cuenta. Entre los más destacados de estos investigadores se encontraba el difunto profesor Gebhard Frei experto internacionalmente reconocido en los campos de la psicología profunda, parapsicología y antropología. El doctor Frei era primo del papa Pablo VI, quien en 1969 condecoró a Friedrich Jürgenson con la Cruz de Comandante de la Orden de San Gregorio el Grande: dicho honor respondía a que Jürgenson había realizado una serie de películas documentales sobre el Vaticano, pero el cineasta comentó a Peter Bander en 1971 que había encontrado en el Vaticano "oídos interesados en los fenómenos de las voces".

El interés de la NASA salió a la luz a finales de los años 60, cuando dos ingenieros americanos de Cabo Kennedy visitaron al doctor Raudive en Bad Krozingen. Los visitantes examinaron minuciosamente los experimentos del doctor Raudive, y por lo visto plantearon preguntas propias de entendidos e hicieron comentarios útiles. Desgraciadamente, no quisieron revelar al investigador qué importancia podía tener el fenómeno de las voces para el programa espacial norteamericano. Pero, como razonó el doctor Raudive, si él lograba resultados claros y regulares con un equipo relativamente sencillo, ¿no era muy probable que los aparatos ultraperfeccionados que forman parte del equipo de las naves espaciales pudieran registrar voces? Sea cual fuere su origen, las "voces del Universo" de Jürgenson abren, para el estudio de lo paranormal, un nuevo campo de extraordinario interés.

Share
Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses